¿Quiénes derrocha nuestra agua?

Los campos de golf, las piscinas... y algunas segundas residencias, que tienen jardines diseñados como los del norte de Europa, consumen hasta 40.000 litros diarios en los meses de verano! Los hay que piden más de 4 camiones cuba DIARIOS para el riego de jardines de césped y plantas que requieren constante atención y abundante agua.

SALINIZACIÓN DE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS

La elevada demanda de agua ha provocado el agotamiento de la mayoría de los acuíferos, facilitando la entrada de agua marina en ellos y provocando así su salinización. La salinización avanza:. La isla de Ibiza consta de 16 Masas de Agua Subterránea, de las que 7 sufren contaminación por intrusión marina producida por la sobreexplotación de los acuíferos.

DEPENDEMOS DE LAS DESALADORAS

La falta de recursos hídricos naturales y la sobrexplotación de los acuíferos  han requerido medidas urgentes y la administración ha construido plantas desaladoras para abastecer la demanda en los núcleos urbanos y turísticos. 

Hay dos, una en Ibiza ciudad y otra en Sant Antoni que producen 8.300m3/día y 17.500m3/día respectivamente. Asimismo se prevé la construcción de una nueva desaladora en Santa Eulària que producirá 15.000m3/día.

Los impactos negativos de las plantas desaladoras de osmosis inversa tienen un alto consumo de energía eléctrica y como resultado del proceso se vierten salmuera y productos químicos al mar.

  • La energía en la isla se genera en la central de GESA mediante la quema de combustibles fósiles contaminantes. El alto consumo de energía eléctrica de las desaladoras aumenta las emisiones de CO2 y las consecuencias del cambio climático.
  • El vertido de salmuera al mar afecta a los ecosistemas marinos y, en particular, a la Posidonia oceánica (planta protegida que es muy sensible a la calidad del agua). Las desaladoras también vierten otros subproductos que afectan a los ecosistemas marinos.