REGLAMENTO DE COSTAS

Un despropósito de desprotección más para nuestro frágil territorio litoral de la mano de unas políticas de desprotección del medio ambiente y de protección de los intereses privados de unos pocos.

Ayer Amics de la Terra presentó 6 alegaciones al reglamento de Costas cuyo plazo para la presentación de alegaciones finalizó.

ALEGACIONS AL REGLAMENTO DE COSTAS

Consideramos que la Ley de Costas y este instrumento de desarrollo de la Ley de Costas abre la puerta a diversos impactos muy graves y repercusiones negativas.

Supone un grave error no tener en cuenta la importancia de las dunas estabilizadas y las dunas relictas para la estabilidad de la playa ya que abre la puerta a la construcción salvaje de nuestro litoral que ya sufre los efectos negativos y acumulativos del boom turístico y la falta de planificación y disciplina urbanística.

Además de los impactos negativos al medio ambiente, la urbanización del litoral afecta al turismo de calidad, siendo un reclamo turístico importante para nuestras islas un paisaje conservado con sus valores ambientales intactos.

Actualmente, el papel de las dunas, si cabe, todavía es más importante debido a los retos que nos plantea el cambio climático. La variación del nivel del mar o una mayor frecuencia de los fuertes temporales tendrá impactos mayores sobre la costa y deja claro que las dunas estabilizadas y las dunas relictas son importantes para la estabilidad de la playa y del litoral.

Sobre las ocupaciones en los tramos naturales de las playas, consideramos excesivo el aumento de superficie (de 150 a 200 m2) es muy perjudicial para la calidad de las playas, así como la reducción de espacio entre establecimientos (de 200 a 150 metros), nefasto para el paisaje, además de suponer una sobrecarga ambiental no valorada.

La autorización para usar las playas para “eventos de interés general”, abre la puerta a celebrar macro-eventos que ejercerán una presión sobre el medio natural de consecuencias negativas y poco valoradas, debido a la presión antrópica que la concentración de innumerable público y tráfico anexo puede suponer sobre la costa.

Aumentando de 35 a 75 años las concesiones a particulares provoca de forma indirecta una privatización el espacio público por un periodo de tiempo excesivo.

Es chocante la escasa mención a los posibles efectos del cambio climático en la costa. Es ya una realidad demostrada que los impactos del cambio climático van a provocar cambios en nuestros territorios. En este sentido, Europa insta a los Estado Miembros a la adopción de un planteamiento estratégico de mitigación y adaptación ante la amenaza del cambio climático” y en este sentido se ignora por completo esta amenaza.

Multitud de informes y estudios realizados por organismos internacionales o por el propio Ministerio de Medio Ambiente de España, confirman los futuros impactos en el medio natural y en las personas que lo habitan. El litoral es un territorio frágil y posibles efectos como el aumento del nivel del mar, el aumento de la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos extremos o los cambios del oleaje, pueden, además de crear impactos en el medio físico, también afectar a la actividad socioeconómica de la zona costera.

Sólo se habla de cambio climático en el capítulo II sobre proyectos y obras, a estos se les pedirá una evaluación de los efectos del cambio climático.