QUEREMOS UNA POLITICA DE MOBILIDAD SOSTENIBLE EN EIVISSA

La semana de movilidad europea destaca por su ausencia total de planificación e iniciativas institucionales para conseguir mejoras en la movilidad de la isla de Eivissa.

Amigos de la Tierra reclama de las instituciones una política de movilidad para reducir los impactos del uso del coche privado.

Los problemas del uso del coche privado para el 99% de los desplazamientos de la población residente y flotante son patentes. Hay atascos en todas las carreteras continuamente, y no es un problema que se resuelva ampliando o construyendo carreteras. Existen y existirán igualmente atascos en las entradas de Villa, Santa Eulària y otros puntos de la isla.

La isla y sus habitantes sufren una absoluta carencia de planificación en el tema de movilidad, que debería relacionarse con la política urbanística de los ayuntamientos y a nivel insular. Las instituciones siguen dando la espalda al problema, con la construcción de nuevos aparcamientos dentro de los centros de la población y la ampliación de zonas azules, ambos incentivan el constante tráfico motorizado por las calles de la ciudad y de los pueblos.

Se ignora la promoción del uso de la bicicleta como forma de desplazamiento sostenible urbana e interurbana, con la única excepción de la carretera a San Miguel, que cuenta con un magnífico carril bici, aunque no está bien acabado en algunos tramos a causa de cambios de criterio político después de las últimas elecciones.

Aún falta una estación de autobuses en condiciones, falta de información centralizada sobre el servicio de autobuses y el caos reina en las calles de Vila. No podemos decir que tenemos un servicio público ya que las empresas no dan un servicio de calidad: insuficientes paradas en todos los trayectos interurbanos y urbanos; paradas en mal estado o no señalizadas; el estado de los autocares es muy variable, su frecuencia es insuficiente durante la temporada baja y un largo etc ...

Una política de movilidad sostenible debe reducir estos problemas de congestión, servicios inadecuados, además de las cuestiones ambientales importantes de la contaminación del aire y el consumo excesivo de combustibles fósiles.

Una política correcta tiene beneficios tangibles: un aumento en la calidad de vida de los ciudadanos, en la imagen turística y al mismo tiempo, aportar más seguridad en los desplazamientos.

EIVISSA, 19 de septiembre 2014

NOTICIA EN LA PRENSA:

DIARIO DE IBIZAI