NO QUEREMOS LA NUEVA LÍNEA ELÉCTRICA DE ES FORNÀS Y BENIMUSSA

Amics de la Terra Eivissa comparte la preocupación de los vecinos de las vendas de es Fornàs y Benimussa sobre el proyecto de RED ELÉCTRICA DE ESPAÑA para instalar una nueva línea aérea de 132KV en este paraje, causando grandes impactos ambientales y paisajísticos.

  

Ayer miembros de Amics de la Terra y las asociaciones de vecinos de es Fornàs y Benimussa, nos reunimos junto a la subestación de Benimussa, para plantear estrategias y futuras acciones para evitar la implantación de nuevas infraestructuras eléctricas en las zonas rurales de nuestra isla.

Estas agresiones a nuestro territorio son una consecuencia de un modelo energético centralista caducado y desfasado, donde la generación, transporte y distribución de energía causan graves impactos irreversibles y que está provocando efectos nefastos para el planeta, amenazando además, nuestra propia supervivencia.

Es Fornàs y Benimussa son unos parajes naturales, un pulmón verde, que como todos los espacios naturales de la isla de Eivissa, supone un reclamo turístico, indispensable para nuestro futuro económico. No podemos convertir nuestros espacios naturales en zonas industriales, todo lo contrario, los tenemos que proteger de todas las agresiones de nuevas infraestructuras y actividades que dañan sus valores.

Aunque parece utópico dar una vuelta a los modelos de toda la vida, la voz de alarma ya llegó hace 3 años en la forma de proyectos de prospecciones petroleras, y ahora, con nuevos proyectos de infraestructuras: tendidos aéreos y la ampliación de las subestaciones en zonas rurales, queda patente que este proyectos causan grandes impactos sociales y ambientales, son consecuencias inevitables de las políticas de crecimiento infinito y consumo sin límites.

Amics de la Terra defiende un modelo energético descentralizado, donde los ciudadanos son los productores de la energía y que la energía no tiene que viajar grandes distancias y se consume cerca de donde se produce. Este modelo ya está en marcha en varios países del mundo que han dejado atrás el modelo antiguo de producción de energía centralizada, optando por un sistema descentralizado, más democrático de menor impacto.

Apostar por la generación de energía eléctrica a partir de energía fotovoltaica allí donde se consume eliminaría la necesidad de nuevas estructuras de distribución. A la vez, hace falta poner freno al crecimiento urbanístico desmesurado, que ha provocado el crecimiento de la demanda eléctrica.

No podemos destruir el paisaje rural de Eivissa para abastecer la demanda de unos picos de consumo durante unas pocas semanas de verano.

Eivissa dice basta, el sentimiento general de poner orden y detener el descontrol general debe hacer abrir los ojos a los gobernantes y no permitir una nueva infraestructura depredadora de territorio

.

¿Qué camino queremos elegir?

CONSULTA EL MAPA DE LA LÍNEA ELÉCTRICA DES FORNÀS