¡NO MÁS PLÁSTICOS!

Europa presenta un proyecto de Directiva de plásticos con el objetivo de reducir los principales productos de usar y tirar de plástico y evitar la contaminación en los océanos.

El 28 de mayo, la Comisión Europea ha publicado una propuesta de nueva Directiva con el fin de reducir la contaminación por plásticos en los océanos, a través de medidas concretas a aplicar sobre los productos de usar y tirar que más comúnmente se abandonan. En Amics de la Terra aplaudimos las medidas, aunque consideramos que deberían ampliarse a más productos de usar y tirar, no solo de plástico, que seguirán perpetuando la contaminación de los océanos. Tras este anuncio, tanto el Parlamento como el Consejo Europeo tendrán que votar la propuesta de directiva para que se hagan efectivas las medidas planteadas por la CE.

Entre los productos que aparecen en el borrador de la Directiva están las pajitas, platos y cubiertos plásticos de un solo uso o bastoncillos de los oídos; se prohíbe el uso de plástico para su composición, y se permite la sustitución de este material por otros con menos impacto. Para las botellas de bebida (agua, refrescos o zumos) se exige un 90% de reciclaje en 2025, mediante contenedor o con sistemas de depósito. En este sentido, Amics de la Terra recomienda la implantación de sistemas de depósito, devolución y retorno, ya que son los únicos que alcanzan los porcentajes de recuperación señalados.

Desde Amics de la Terra celebramos la puesta en marcha de medidas efectivas para reducir el uso de productos de usar y tirar, y evitar así el sobre-consumo de recursos naturales y la generación de residuos desmedida.

La UE debería ser más ambiciosa, y ampliar las prohibiciones a otros productos de usar y tirar, como las cápsulas de café o los vasos de plástico, así como implementar sistemas de depósito y retorno a aquellos productos que no puedan prohibirse, para evitar así la grave contaminación que representan.

Algunas regiones en España, como Baleares, se han adelantado a esta directiva, y plantean en sus propias leyes, para acabar con estos productos. Solicitamos al resto de Comunidades Autónomas que se hagan conscientes de la problemática y adopten con premura las medidas propuestas en la directiva, u otras más ambiciosas, para acabar con el enorme impacto que generan los productos de un solo uso.