"NO A NUESTRA COSTA"

Inicia una movilización estatal

para la protección de la costa ante el retorno de las políticas desarrollistas.

VIDEO

Hoy se presenta, simultáneamente en Madrid, Mallorca e Ibiza la Plataforma "No a Nuestra costa" impulsada por las principales organizaciones ecologistas del estado español, y que cuenta ya con la adhesión de casi un centenar de organizaciones de todos los ámbitos: social, empresarial, académico y jurídico.

¡ÚNETE A LA PLATAFORMA!

El objetivo es evitar la modificación de la actual Ley de Costas, ya que en caso contrario se augura el reimpulso de la degradación de la costa, la privatización de playas y la especulación urbanística en el litoral bajo el argumento de la dinamización económica y la creación de puestos de trabajo.

NO A NUESTRA COSTA - DECALOG

La Plataforma está formada por decenas de entidades ecologistas, sociales y económicas, así como empresas de turismo activo y naturaleza, asociaciones de vecinos del litoral, ATTAC España, departamentos de Universidades, la Asociación "Jueces para la Democracia" que cuenta con más de 500 jueces o el Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa o el Foro de Turismo Responsable, entre otros. En Baleares, entidades como la Sociedad de Historia Natural, el departamento de geografía física o del IMEDEA dan apoyo, y se continuará en los próximos meses con la búsqueda de adhesiones.

La Plataforma pretende convertirse en un movimiento ciudadano, apartidista, que sume fuerzas y voces para garantizar el uso público y libre de nuestra costa y la conservación del litoral. Desde la Plataforma se insiste en que esto es fundamental para la actividad económica sostenible a largo plazo. También insiste en que la aplicación correcta de la Ley de Costas, sin duda, es la garantía para poder hacer compatibles conservación y desarrollo económico.

El caso de Ibiza:

Las consecuencias de una reducción en los criterios de protección de la ley de costas, en un territorio insular de tan limitadas dimensiones como el de Ibiza, sólo puede tener consecuencias negativas que, añadidas al cúmulo de despropósitos urbanísticos cometidos ya la permisividad y el desarrollismo insostenible que se quiere impulsar desde las instituciones locales, conducirá a un resultado desastroso. Resulta lamentable que los representantes públicos locales, una vez más, desplieguen los intereses especulativos y dejen de lado su obligación de defender el interés general oponiéndose a la aprobación de normativas, tanto desde Mallorca como desde Madrid, que atentan claramente contra los recursos naturales, paisajísticos y turísticos de nuestras islas. Alejándolas, cada vez más, de las políticas de desarrollo sostenible que deberían impulsar con urgencia y decisión.

La costa ibicenca está llena de ejemplos de la degradación que ha sufrido nuestro litoral, la playa d'en Bossa, Cala Tarida, Port des Torrent, la bahía y el puerto de Ibiza con ses Feixes como víctimas principales, o los abusos que se producen en las playas del Parque Natural de Ses Salines son testimonio claro.

El futuro pasa, obligatoriamente, por la protección del litoral y nuestras costas

Consideramos que la aplicación de la Ley de Costas debe ser estricta, sin rebajas, eliminando las construcciones ilegales y compensando a aquellos propietarios víctimas de la mala gestión administrativa, analizando caso por caso. Una reforma de la Ley de Costas, en los términos planteados por el Gobierno, donde sólo unos pocos se verían favorecidos, implicaría un enorme costo que pagaríamos todos con el dinero de nuestros impuestos.

La mejor política debe favorecer la conservación del entorno. El respeto a los procesos ecológicos no es un freno al progreso, sino el cambio para salir de la crisis.