COMPRA PÚBLICA ALIMENTOS LOCALES EN LAS ESCUELAS

Amics de la Terra critica que a pesar de realizar mucha propaganda a favor de los productos locales para favorecer la recuperación del sector agrario y el pequeño comercio, a la hora de conseguir cambios reales, el Govern Balear aplica una política contraria e incoherente.

REPERCUSIÓN EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

Diario de Ibiza

Nou Diari

ABC

Diario de Mallorca

.

.

Amics de la Terra ha enviado una carta a Joana M. Camps Bosch, Consellera de Educación, Cultura y Universidades, criticando los criterios de licitación para la contratación de la gestión del servicio público de comedor escolar de centros docentes públicos de las Illes Balears, que se publicó en el BOIB el pasado 11 de junio.

Amics de la Terra pide al Govern de les Illes Balears que:

1) Modifique los criterios de contratación, exigiendo que los menús escolares incluyan un porcentaje mínimo de productos locales frescos, así como un incremento anual progresivo de éstos en los menús.

2) Las políticas de sus departamentos tengan correspondencia y coherencia, y que las demuestren en sus acciones y licitaciones.

Nos sorprende mucho la falta de coherencia y sobre todo eficacia en las políticas del Govern Balear, ya que durante muchos años, el departamento de Agricultura del Govern Balear ha invertido esfuerzos y dinero público en la promoción del producto local: charlas y talleres escolares, materiales de promoción, folletos y pegatinas, además de crear marcas de garantía de origen etc., con el objetivo de incentivar la compra de productos locales por parte del consumidor y así ayudar en la promoción y recuperación del sector agrícola Balear.

Sin embargo, estas políticas no llegan a plasmarse en una coherencia a través de sus acciones, ya que se ha obviado incluir en las condiciones de licitación, la necesidad de contar con un porcentaje de producto fresco de procedencia local, de proximidad y temporada.

La compra pública podría constituir una herramienta importantísima para impulsar el consumo de productos locales frescos, conseguir objetivos reales y supone una oportunidad que el Govern Balear no debe ignorar.

Nuestras islas venden al mundo un paisaje rural singular, pero este paisaje no sería nada, ni el mismo, sin la gente que lo trabaja; por ello hay que favorecer su mantenimiento y fortalecimiento. Además de los aspectos puramente monetarios, los mercados locales aportan beneficios sociales que son especialmente visibles en las comunidades como la educativa.

Amics de la Terra defiende que a través de la compra pública de alimentos de proximidad, podemos aumentar la demanda de productos locales, generando un efecto multiplicador que fomente la economía local. Generan más empleo local y más diverso, además de facilitar que los productores locales puedan escapar de esas grandes cadenas alimentarias pilotadas por un pequeño grupo de corporaciones con cada vez mayor poder y que les dicta el precio de venta de sus productos y que suponen un gran peligro para la supervivencia de nuestros agricultores y agricultura local.

El consumo preferente de alimentos de proximidad también genera beneficios ambientales, ya que se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero generado por del transporte de alimentos, una menor demanda energética y específicamente de energía fósil.

EIVISSA, el 08 de Julio 2014