ALIMENTOS KILOMÉTRICOS

Amics de la Terra da a conocer cómo influye la importación de cultivos internacionales a España en la huella ecológica de lo que comemos*

Comprar productos locales es lo más inteligente.

En primer lugar para uno mismo, por que los productos serán de temporada, sin forzar su maduración, y requerirán menos tiempo en la cámara frigorífica, por lo que llegarán a nuestra mesa con sus cualidades naturales mucho menos alteradas.

Pero también es lo más responsable para el planeta, ya que un producto como una manzana o vino que ha viajado desde la otra punta del globo hasta nuestros supermercados tiene un coste escondido en gases de efecto invernadero.

Amics de la Terra tiene una actividad divulgativa y divertida para demostrar el coste de nuestra compra diaria: un póster con productos agrícolas, en el que en lugar de su precio en euros había que acertar el coste en emisiones de CO2. Así, los aguacates que procedentes de Israel cuestan 540 gramos en emisiones el kilo, el kilo de queso holandés se paga por encima del cuarto de kilo de emisiones y las naranjas de Sudáfrica se disparan por encima de los mil gramos de emisiones.

Un precio prohibitivo para la Tierra.

Estas actividades cuentan con la ayuda económica de la FUNDACIÓN BIODIVERSIDAD

Venta directa de productos ecologicos Informe alimentos kilometricos