VISITA CAN MARTÍ

VISITA CAN MARTÍ

Ayer disfrutamos en Can Martí

Sí, hemos podido aprender, ver y tocar la sostenibilidad aplicada a un pequeño negocio familiar de agroturismo.

Coherencia es lo que Peter Brantschen nos enseñó ayer en su casa: desde la recogida de aguas pluviales hasta su depuración, pasando por las energías renovables que utiliza, su huerto ecológico, su compost y mucho más.

El entorno maravilloso arañado por el triste incendio del año pasado que poco a poco se va tiñendo de más verde, rodea a esta antigua finca que se ha convertido en ejemplo a seguir para cualquiera que quiera aprender y aplicar la ecología en su casa o negocio.

Vimos con qué perfección funciona la depuradora biológica de aguas negras y grises, sin olores, sin mosquitos o molestias, más bien todo lo contrario, estanques con ranas, libélulas, tímidas pollas de agua que han encontrado su lugar de nidificación perfecto y exuberantes plantas acuáticas que ayudan a regenerar y recuperar toda el agua para el riego de árboles.

Seguimos y llegamos a la increíble piscina biológica, sin cloro, ni sales, perfectamente integrada en el paisaje; utiliza un sistema filtrante de rocas volcánicas que favorece el filtrado natural y asegura la transparencia y claridad del agua que pudimos ver y fotografiar.

Y todo esto completado con un sistema de placas solares fotovoltaicas que nos aseguran un suministro de energía eléctrica no contaminante, un huerto-jardín ecológico, una pila de compost enorme, ocas, ovejas y burros que ayudan a abonar los cultivos y deliciosas mermeladas que Peter elabora con paciencia y dedicación.

Un lugar que invita a quedarse, a aprender e imitar, sí, un lugar para disfrutar de la vida.