A LA DERIVA

El peligro de los barcos abandonados en la costa

Amics de la Terra alerta del peligro que supone la falta de acción por parte de las administraciones competentes sobre los barcos que quedan embarrancados en el litoral.

Hay muchos casos cada año. Un ejemplo es la lancha encallada en Botafoc, que desde el 23 de noviembre 2012 cuando el Diario de Ibiza publicó la foto, ha permanecido abandonado en la punta de Botafoc, sin que nadie se haya ocupado de retirarlo, dando golpes contra las rocas durante los temporales y quedando despiezada en trozos de chatarra repartida por la costa.

Tenemos un gran problema creciente. Debido a la crisis económica hay cada vez más personas que no pueden pagar un amarre seguro y/o los costes de almacenamiento durante la temporada baja y otros cuyos propietarios no son residentes y no se enteran de lo ocurrido.

La falta de acción inmediata por parte de las administraciones competentes está produciendo graves problemas posteriores porque cuando el barco comienza a despiezarse, libera residuos muy contaminantes al mar y al litoral.

Los motores contienen líquidos tóxicos, como los aceites, líquidos hidráulicos y disolventes. Las baterías contienen ácido sulfúrico y plomo, los fluorescentes e instalaciones eléctricas, metales pesados, mercurio, cobre, níquel y los plásticos se van desmenuzando.

Todos estos productos tóxicos no solo afectan la biodiversidad marina sino suponen un peligro para la salud de las personas, entrando de manera inevitable e invisible en la cadena alimentaria.